Competencias digitales: ¿moda o necesidad?

Competencias digitales: ¿moda o necesidad?

 

Recientemente un amigo blogger que trata temas sobre búsqueda de empleo en su bitácora, me comentaba que había recibido un mensaje de una lectora de su blog de ¡tan sólo 11 años!.

No, no es que la lectora estuviese buscando trabajo. En realidad, lo estaba buscando para su padre: un hombre desempleado de 46 años que no sabía manejarse en internet para buscar empleo, ni sabía cómo hacerse un currículum.

La historía no deja de ser desgarradora, no sólo por lo que supone el desempleo en las familias, sino también por una cuestión que cada vez más está adquiriendo una relevancia trascendental, especialmente en la búsqueda de empleo: el analfabetismo digital, entendido no tanto como la capacidad de utilización de dispositivos electrónicos (como puede ser un smartphone o una tablet), sino como  la falta de habilidades para interactuar, aprender o relacionarse a través de estos medios digitales en la red.

Que las redes sociales han supuesto una revolución en muchos ámbitos de nuestra  vida es una verdad como un templo.

Hoy resulta más que habitual que nuestro día a día esté salpicado de palabras cuya existencia desconocíamos hasta hacer unos pocos años, como es el caso de  hashtags, retuits, trending topic...

Sin embargo, el hecho de que estas palabras hayan invadido nuestro lenguaje y se hayan instalado cómodamente en nuestras vidas, no implica que tengamos las habilidades necesarias como para poder manejarnos de forma efectiva por la red.

Resulta realmente preocupante el elevadísimo número de personas que prácticamente no interactúan en la red, o bien por desconocimiento de las posibilidades que ésta ofrece o, por la falta de competencias digitales para poder hacerlo de una forma útil.

Estar en la red no significa abrirse el perfil de turno en una red social para colgar fotos e intercambiar cuatro mensajes esporádicos con un grupo de amigos. Estar en la red implica poder desenvolverse en ella para interactuar, aprender y compartir información. En definitiva, se trata de exprimirla y aprovechar todos los recursos. 

No se trata de una moda pasajera. Estamos hablando de que el futuro, tanto para la búsqueda de empleo, como para el desarrollo profesional y la formación pasa por tener desarrolladas ciertas competencias digitales que nos permitirán optar a un puesto de trabajo o mejorar nuestros conocimientos.
 

¿A qué competencias nos referimos?

 

n1Capacidad para detectar y filtrar información: La cantidad de información que existe en la red es ingente. Una de las grandes dificultades y riesgos que existe hoy en día es la infoxicación, entendida como la intoxicación por el exceso de información. Para ello es vital poder tener juicio crítico para poder determinar aquella información que nos interesa o que es relevante para nuestros objetivos profesionales.

n2Capacidad para establecer una red de contactos que sea coherente con nuestros intereses: No se trata de tener contactos por tener, sino de que éstos sean relevantes para nuestros objetivos profesionales, que sean personas de las que podamos aprender o que nos puedan aportar contenido interesante. Desafortunadamente tendemos a coleccionar contactos como quien acumula cromos. En el fondo estamos hablando de personas y éstas no se pueden coleccionar. Valoremos su indivualidad.

n3Capacidad para interactuar con nuestra red de contactos y establecer lazos que puedan transformarse en colaboraciones, proyectos, acuerdos, oportunidades... Y no sólo hablamos de crear una red cuanto más grande mejor, sino de interactuar con nuestros contactos. ¿De qué sirve tener por miles de contactos si en el momento en el que necesitamos recurrir a alguien de nuestra red, ni siquiera hemos intercambiado un mensaje con él?. O no conocemos su perfil, sus intereses, motivaciones con lo que difícilmente podremos abordarle para pedirle algo.

Tampoco es tan diferente este tema del 1.0. A nadie se le pasa por la cabeza abordar a una persona por la calle por el simple hecho de que nos hayamos cruzado con él tres veces, o porque vive en nuestro barrio y pedirle trabajo o una recomendación profesional. En ese sentido, el mundo 2.0 se rige por las mismas reglas no escritas de prudencia y coherencia que aplicamos en el día a día.

n4Capacidad para dirigir nuestro propio aprendizaje y formación: Una de las grandes apariciones, gracias a la red, han sido los MOOC (Massive Open Online Course). Cursos que se imparten de forma online por parte de centros y universidades donde podemos actualizar y ampliar nuestros conocimientos. La responsabilidad de estar actualizados y formados cada vez más recaerá de forma unilateral en el profesional. La posibilidad de acceder a conocimientos e información es prácticamente ilimitada y muy flexible lo que nos permite establecer nuestro propio EPA (Entorno Personal de Aprendizaje). Gracias a ello podremos fijar nuestros propios objetivos de aprendizaje, decidir qué contenidos queremos aprender y cómo queremos hacerlo así como interactuar con miembros de comunidades afines a nuestros intereses.

n5Capacidad para generar conversaciones en la red y aportar contenido de calidad: Dentro de la red tenemos dos formas de estar, como consumidores de contenido o meros espectadores, o como aportadores y, por lo tanto generadores de conversaciones en red.  Que duda cabe que aquellos profesionales que sean generadores de conversaciones en la red estarán mejor situados que aquellos otros que se limitan a consumir contenidos sin participar ni aportar. Se trata de que nuestra huella digital sea visible, tanto para posibles reclutadores, si estás en búsqueda activa de empleo, como para futuras colaboraciones o proyectos que puedan surgir.

Y es justamente en este punto donde los reclutadores necesitaremos empezar por poner en práctica y usar estas competencias, ya que difícilmente seremos capaces de evaluarlas si ni siquiera las conocemos o las usamos.

 
Las competencias digitales están dejando de ser una moda para convertirse en las competencias claves de los nuevos profesionales 2.0.
 
etrania HR banner

Socia Directora en Etrania Human Resources & Training, apasionada de los Recursos Humanos 2.0, las redes sociales y el desarrollo de personas. Autora del blog isabeliglesiasalvarez.com y coautora del libro "El dilema del directivo" sobre liderazgo y gestión de personas. ¿Conectamos?

6 Comentarios

  1. […] Competencias digitales: o la capacidad de poder buscar, filtrar y discriminar información obtenida en las redes sociales. […]

  2. […] específicos y de la actitud necesaria para poder desarrollar sus funciones. Sino que las competencias digitales empezarán a ser fundamentales en los nuevos empleados […]

  3. […] específicos y de la actitud necesaria para poder desarrollar sus funciones. Sino que las competencias digitales empezarán a ser fundamentales en los nuevos empleados […]

  4. […] No se trata de una moda pasajera. Estamos hablando de que el futuro, tanto para la búsqueda de empleo, como para el desarrollo profesional y la formación pasa por tener desarrolladas ciertas competencias digitales que nos permitirán optar a un puesto de trabajo o mejorar nuestros conocimientos.  […]

  5. Richard dice:

    Es muy interesante el tema, la red que nació como una manera de integrar a todos se ha convertido en parte de uno, ya sea por trabajo, información o solo distracción, pero para la nueva generación es parte de su vida, es una necesidad diaria estar en la red.
    Un aspecto que también debería tocarse es la incertidumbre en cuanto a la seguridad, confiabilidad de la red que como se escucha diariamente que la información fue sustraída o robada en fin esto ocasiona el temor de usar la red como parte habitual en el tema laborar en los países en desarrollo, que si bien poco a poco están encaminando al uso mayor de este medio, persiste esa desconfianza de la seguridad con la que se puede contar.
    Me gusta el tema es amplio y de gran alcance

    saludos
    Richard Almendras

    • Gracias Richard por tu comentario.
      Efectivamente la red ha pasado de ser algo un tanto extraño y poco conocido a convertirse en un elemento más de nuestras vidas. De hecho hoy resulta inconcebible poder vivir sin nuestro smartphoe, la tablet o una conexión wi-fi.
      ahora bien, que sea haya convertido en algo normal en nuestras vidas no quiere decir que tengamos las habilidades necesarias para manejarnos de forma adecuada.
      Es por ello que considero fundamental poder trabajar y desarrollar las comptencias digitales que menciono en el artículo.

      Isabel Iglesias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *